La Arbequina es la oliva más productiva

En los olivares de Olirium, hay una variedad que pinta con su inconfundible sabor los campos que hay a los pies del Montgrí: La Arbequina. Aún y ser de una tamaño muy pequeño, tiene uno de los mayores niveles de productividad en aceite. Las propiedades del aceite de oliva de Arbequina la hacen ideal para aliños o condimentar platos. Incluso, en aceites de máxima calidad como los aceites Olirium, su simple degustación es un puro deleite. Su gusto: Intenso y afrutado.

Los orígenes de la oliva Arbequina

Actualmente, la Arbequina es la variedad de oliva más difundida en Cataluña. Son muchas la teorías acerca del origen de esta aceituna. Muchos aseguran que la Arbequina es de procedencia mallorquina. Fue el rey Jaime I quien la introdujo en territorio catalán durante el siglo XIII.

Jaime I trajo la Arbequina

Tras el paso de los siglos y la llegada de la mecanización del campo, la Arbequina gozó de gran popularidad hasta convertirse, a día de hoy, en la segunda variedad más plantada de toda la Península, por detrás de la oliva Picual, muy popular en Andalucía. Sus olivos se adaptan muy bien a sistemas de alta densidad, tienen una muy alta productividad y es muy fácil de extraer su fruto con sistemas mecánicos.

Es una variedad que, fundamentalmente, predomina en las comarcas de Lleida y Tarragona y en otras zonas de la meseta de la Península. De hecho, su nombre se lo debe a la localidad leridana de Arbeca (Garrigues). Fue a partir de los 80 cuando esta variedad se popularizo en los campos gerundenses.

Una explosión de sabor

El hecho de que sea una de las aceitunas más extendidas, no la hace menos cotizada. Gran parte de la culpa de esto la tiene su excelente sabor. Afrutado, intenso y muy equilibrado. Los tres adjetivos que mejor definen la primera explosión de de la Arbequina cuando entra en el paladar. Luego le siguen los aromas de campo árido, frutos secos dulces y ligeros matices. Aún y tener un final amargo, pica muy poco y no deja rastro de astringencia.

el aspecto de la arbequina

Es una variedad ideal para combinar con cualquier otro tipo alimento. Sobre todo porque es un potenciador natural de sabor. Además, goza de un muy buen nivel de conservación.

La oliva más pequeña

Los frutos de la Arbequina aparecen en racimos muy concentrados. La principal característica que permite identificar el olivo de la Arbequina son las ramas. Este olivo suele tener menos ramas y su color es verde oscuro, a diferencia del blanquecino que reina en el resto de olivos.

botella olirium de arbequina

La oliva de la Arbequina es la más pequeña (pesa alrededor de los dos gramos) de todas las variedades de oliva que hay en la Península. Aunque es una de las que más aceite produce. En el Empordà, su recolección empieza sobre la segunda segunda quincena de mayo y acaba en junio.

En Olirium, la Arbequina adquiere todo su sabor a los pies del Montgrí. Gracias a las condiciones privilegiadas del Empordà, nuestros frutos consiguen más intensidad y se multiplican en aromas.

Los comentarios están cerrados.